In: Sin categoría0

Las circunstancias que nos toca vivir en estos momentos hace que muchas empresas, especialmente PYMES, estén en un serio dilema. Al tener que cerrar sus puertas durante toda esta crisis se les hace insostenible el pagar los sueldos de sus empleados cuando no hay ingresos.

Existen dos alternativas en estos casos, solicitar un ERTE o un ERE. Y es importante entender la diferencia entre ambos y también lo que tienen en común: la necesidad de justificar en términos económicos el acogerse a alguno de ellos.

¿Qué es un ERTE?

Hablamos de un ERTE para referirnos a una suspensión temporal de contrato, tal como nos indica el artículo 47 del Estatuto de los Trabajadores. Mientras dure el ERTE el empleado sigue vinculado a la empresa, la cuál tendrá que contar con sus servicios una vez finalice el mismo. El Estado, en estos momentos, ofrece muchas ventajas para trabajadores y empresarios.

¿A quién beneficia el ERTE?

Es la mejor alternativa para empresas y negocios que no quieren cerrar de manera definitiva, así como para sus trabajadores. Pero dado que son miles los que tratan de acogerse a esta medida, es muy importante justificarlo debidamente.

El perito economista es el profesional más adecuado para encargarse de realizar un informe que justifique que, debido al tipo de actividad de la empresa y a la situación de sus finanzas, la crisis del coronavirus justifica que se tome esta medida.

¿Qué es un ERE?

El ERE es un Expediente de Regulación de Empleo, contemplado en el artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores. En este caso, la relación laboral se extingue totalmente por lo que el vínculo con los trabajadores se rompe.

¿A quién beneficia el ERE?

Realmente, no beneficia a nadie ya que supone que la empresa va a cerrar porque le resulta económicamente inviable continuar con su actividad. Pero puede ser inevitable en los casos en los que resulta insostenible continuar con el negocio y el ERE permite acogerse a ciertas medidas e incentivos para pagar las indemnizaciones de los trabajadores.

Por supuesto, hay que cumplir con toda una serie de requisitos para poder acogerse a un ERE, entre los que figuran demostrar que la empresa no puede continuar trabajando debido a las pérdidas económicas que esto ocasiona. Este informe debería de realizarlo un perito economista que sepa cómo justificar cada uno de los puntos que la ley obliga a poner en claro.

El informe del perito economista

Tanto para acogerse a un ERE como a un ERTE es fundamental y es clave para lograrlo un informe pericial que justifique que la empresa cumple con las causas económicas, productivas, técnicas y organizativas que justifiquen el cese temporal (parcial o total) o el cierre permanente de la misma.

Cuanto más completo y profesional sea este estudio más posibilidades hay que que el expediente sea aceptado y de que todo se pueda realizar rápidamente, algo básico en estos casos. El perito economista se encargará de estudiar los libros de cuentas pero también otros aspectos externos, como la influencia de la crisis del coronavirus en la organización y en el trabajo de la empresa, de manera que se demuestre que esta crisis tiene una incidencia directa, lo que facilitará acogerse a todas las ayudas.

Somos peritos economistas expertos y podemos ayudarte si tu empresa se encuentra ante esta situación tan complicada. Contacta con nosotros y te daremos toda la información al respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *