In: Sin categoría0
perito economista

Conozcamos en primer lugar los antecedentes de la historia: Una pareja compra una vivienda en el año 2008 y el banco les ofrece una hipoteca multidivisa resaltando sus supuestas ventajas. Ella es farmacéutica y el químico. Ninguno de los dos tienen conocimientos financieros ni sobre divisas.

Firman una hipoteca en francos suizos por el equivalente a 210.000 euros a 30 años que pagan religiosamente cada mes. Pero siete años más tarde, en el 2015, se separan y el marido decide quedarse con la hipoteca para ser propietario único del piso. Es entonces cuando descubre que deben 100.000 euros más que cuando firmaron.

Tras la mayúscula sorpresa deciden demandar y ganan en primera instancia, pero el banco recurre. Ahora, la Audiencia Provincial les ha dado la razón.

¿Por qué han ganado?

Han ganado porque la Audiencia Provincial de Barcelona considera que:

-El banco no informó debidamente sobre los peligros de las hipotecas multidivisas y los riesgos que corrían al firmar este producto. Por tanto, este no fue transparente tal y como debería de haber sido.

-El matrimonio carecía de los conocimientos necesarios para poder valorar el riesgo.

Estos aspectos tuvieron que ser probados durante el juicio por sus abogados. Una herramienta muy importante para poder probar todos estos hechos es, habitualmente, el informe pericial en el que se usan los folletos bancarios de la época como prueba de la no transparencia del producto y en el que se argumenta por qué los clientes no tenían capacidad para valorar el riesgo del producto.

La sentencia obliga a que se vuelva a recalcular la hipoteca como si se hubiera formulado en euros desde el primer momento y que el banco amortice de la deuda todo el dinero que haya cobrado de más. Probablemente, si la pareja hubiera llevado un informe pericial con el cálculo ya realizado, podrían tener una sentencia en la que figurara la cantidad exacta que el banco debe devolverles.

¿Qué tiene de distinto esta sentencia?

A diferencia de otras sentencias similares, esta tiene algo diferente y es que la pareja también demandó al banco por cláusulas abusivas, consiguiendo que se declare nula la cláusula que establece que la totalidad de los gastos de constitución corresponden al cliente.

También se declaran nulas otras dos cláusulas, la de vencimiento anticipado por el impago de una sola cuota y la cláusula de cesión de crédito por considerarse que merma los derechos del consumidor en lo que se refiere a tanteo y retracto. La sentencia afirma que al tratarse de una cláusula “predispuesta y no negociada” causa perjuicio al cliente y atenta contra la buena fe. Esta sentencia, según abogados especializados, podría poner en entredicho la totalidad de las cesiones de crédito en nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *