In: Sin categoría0

Está claro que la guerra de las cláusulas suelo ha supuesto una gran pérdida económica para los bancos. Por eso, no se quieren resignar y se agarran con uñas y dientes a cualquier resquicio legal que pueda impedir que tengan que pagar miles de euros a sus clientes.

Es lo que ha ocurrido con el Banco Pastor, que tenía una cláusula suelo en algunas de sus hipotecas de nada menos que un 2,25%. El banco se negó a pagar a sus clientes las cantidades solicitadas y emprendió una lucha en los tribunales de nada menos de cinco años y que, finalmente, han perdido.

El argumento del banco era el siguiente: ellos habían enviado a sus clientes una oferta vía Mail en la que figuraba la cláusula suelo que más tarde fue añadida en la hipoteca. Ese Mail era información suficiente para que el cliente supiera qué estaba firmando y, por tanto, estuviera aceptando la cláusula.

Sin embargo, el juez ha considerado que la información que el Mail contenía no era transparente y totalmente clara, además de que se enviaba hasta dos meses antes de la firma del contrato. Esto hacía que el consumidor no tuviera ni una idea clara de lo que iba a firmar realmente ni tan siquiera recordara lo que había leído con tanta antelación.

Además de perder el juicio y tener que indemnizar a sus clientes, el banco ha tenido que pagar las costas, por lo que va a perder una cantidad bastante mayor de lo que hubiera sido si hubiera accedido en un principio a la devolución del dinero. Otro regalo envenenado para el comprador de la entidad que no se encuentra más que con deudas y sentencias condenatorias respecto al banco adquirido.

No regales tu dinero

Si tienes una cláusula suelo en tu hipoteca o crees que tal vez la tengas, no regales tu dinero. El banco tiene que devolverte el dinero que ha cobrado de más. El primer paso es solicitar un informe de un perito economista para saber exactamente cuánto de más has pagado. A continuación, por tu cuenta o con la ayuda de un abogado, puedes efectuar la reclamación al banco.

Si este no atiende tu petición o no la atiende en la cantidad que solicitas, puedes acudir al juzgado para demandarles y solicitar así el total de la devolución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *