In: Sin categoría0

Banco popular

Todo parece ir viento en popa para los afectados por el Banco Popular. A pesar de que el Banco Santander ha recurrido la sentencia de la Audiencia Nacional que lo declara heredero de la posible responsabilidad penal del Banco Popular, los expertos en derecho creen que finalmente no se saldrá con la suya. Pero mientras, siguen sucediéndose diferentes sentencias a favor de los ahorradores que vieron como parte o la totalidad de su dinero se esfumaba de la noche a la mañana.

Muchos de estos ahorradores obtuvieron ya sentencia favorable en su momento ante el Tribunal de Primera Instancia. Tras esto, la sentencia fue recurrida y ahora comienzan a salir las primeras sentencias de las Audiencias las cuales vuelven a dar, de manera mayoritaria, la razón a estos ahorradores.

Las sentencias de las Audiencias van todas en una misma dirección

El hecho de que las sentencias se ratifiquen hace que sea mucho más probable que los Tribunales de Primera Instancia sigan dando la razón a los ahorradores del Banco Popular. Eso sí, tras la Audiencia todavía se puede recurrir ante el Tribunal Supremo siempre y cuando haya fallos contradictorios por parte de las Audiencias, algo que por ahora no ha sucedido.

Las Audiencias de Oviedo, Cáceres, Vitoria y Bilbao ya han ratificado sentencias en las que se afirmaba que se había producido un engaño a los inversores del Banco Popular. En la sentencia de Oviedo, por ejemplo, pueden leerse frases como “La situación real financiera del Banco Popular que desembocó en su intervención venía orquestándose con bastante antelación y no se debió a circunstancias sobrevenidas”.

Reconocimiento implícito de culpa por parte del Banco Santander

Estas causas sobrevenidas son las que alegaba el Banco Santander como las razones de las pérdidas del capital y que han sido rechazadas también en la Audiencia de Bilbao que afirma que “la situación patrimonial de Banco Popular en el momento en que se emiten las acciones que representan la ampliación de capital no (…) fue la publicitada en el folleto informativo”.

Indican además, que si el Banco Santander no entendiera que todo esto fue así, no habría tomado medidas como los bonos de fidelización a fin de evitar las posibles demandas. Estaríamos ante un reconocimiento implícito del engaño.

Todas estas sentencias que ratifican las primeras están animando a muchos afectados a presentar nuevas demandas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *