In: Sin categoría0

En los últimos años se ha producido un cambio en la mentalidad del usuario de bancos en España. Hasta hace poco, el cliente pagaba sin rechistar todo lo que el banco cargaba en su cuenta, sin plantearse en la mayor parte de los casos que pudiera existir otra opción. Pero en los últimos años las cosas han cambiado y los usuarios de bancos se han dado cuenta de que estas entidades no tienen por qué, necesariamente, tener la razón en todo lo que cobran.

Una de las primeras cosas que se denunciaron fueron las famosas hipotecas multidivisas, contratadas en monedas como el yen que está sometido a grandes variaciones de precio. Los usuarios que contrataron estas hipotecas no tenían, en la mayor parte de los casos, el perfil de una persona que pueda entender de divisas por lo que desconocían los riesgos. Ahora, los que están denunciando, están logrando que en la mayoría de los casos se les devuelva lo que se les ha cobrado de más.

Las famosas preferentes, que afectaron a miles de familias, fueron el primer caso mediático. Todos los telediarios hablaban del tema y los consumidores comenzaron incluso a asociarse para hacer fuerza contra los que hasta ese momento eran gigantes muy poderosos pero que comenzaron a perder en los tribunales gran parte de su poder, siendo obligados a devolver el dinero a muchas familias que contrataron preferentes ignorando lo que realmente estaban firmando.

Y ahora, por fin, también se ponen en cuestión las cláusulas suelo y otras clausulas declaradas abusivas. Se han denunciado cobros indebidos en hipotecas e incluso se plantean el poder denunciar los intereses excesivos de los créditos revolving como los que implican a las tarjetas de crédito, aunque aquí todavía se están dando los pasos iniciales.

El papel del perito economista

En todos los procesos que ya han comenzado y en los que puedan comenzar en el futuro, el papel del perito economista es vital. El perito economista es quién se encarga de realizar los informes en los que se lleva a cabo el cálculo de lo que se ha podido cobrar de más al cliente y, por tanto, de lo que hay que reclamar a los bancos.

En algunos casos, el perito economista se ocupa también de elaborar el informe en el que se presentan las pruebas referentes a si las personas que firmaron un contrato con el banco tenían o no los conocimientos suficientes para poder saber qué estaban firmando realmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *