In: Sin categoría0

El ERTE es algo relativamente nuevo para muchas empresas que incluso desconocían su existencia. Pero con la crisis del COVID-19 son muchos los que apuntan al ERTE como una forma de poder salvar su negocio. Pero es importante saber exactamente qué es el ERTE y qué tipos de regulaciones se pueden aplicar.

El ERTE es un Expediente de Regulación Temporal de Empleo. Está pensado para empresas que van a cesar su actividad o que van a verla reducida durante un tiempo pero que tienen la intención de retomarla en un plazo breve.

Con el COVID-19 se han implementado medidas extraordinarias que afectan a los ERTES. Algunas influyen directamente a los trabajadores, como el hecho de poder cobrar el paro incluso sin haber cotizado el tiempo mínimo y que este tiempo no se contabilice, es decir, no pierdan lo que tienen acumulado y que podrán cobrar más adelante si lo necesitan.

Pero también afectan al empresario, principalmente en un aspecto y es que el empresario no tendrá que cotizar la seguridad social de los empleados acogidos al ERTE. De esta forma, los trabajadores que formen parte de la regulación no suponen gasto para la empresa.

Tipos de ERTE

El ERTE puede ser de diferentes tipos:

-Afectar a la totalidad de la empresa. Todos los trabajadores se verían afectados por la regulación. Es el caso de empresas que cesan toda actividad durante el estado de alarma.

-Afectar a una parte de la empresa. Mientras que algunos de los trabajadores se van a casa con la regulación, otros continúan trabajando normalmente. Es el tipo de ERTE al que suelen acogerse empresas que no cierran, pero que sí ven reducida su actividad o que solo pueden trabajar en alguna de sus facetas. Es el caso de algunos restaurantes que no pueden servir en el local pero sí que envían comida a domicilio.

-Afectar parcialmente a los contratos. No es necesario que el trabajador que forma parte de una regulación temporal de empleo deje de trabajar el 100% del tiempo. Se puede recortar una parte de la jornada, entre un 30% y un 70%. De esta manera, seguirá trabajando unas horas en la empresa, las cuales cobrará en su nómina como siempre y por las cuales cotizará la empresa. Y el resto del tiempo cobrará el paro que le corresponda.

Este tipo de ERTE es al que se acogen empresas que ven reducida su actividad pero necesitan a muchos de sus trabajadores al ser, por ejemplo, de diferentes especialidades.

Es posible combinar diferentes opciones. Una parte de los trabajadores pueden verse afectados en la totalidad de su contrato por el ERTE mientras que otros solo tienen una regulación parcial.

El estudio pericial

El perito economista puede realizar un estudio de la situación de la empresa y recomendar qué tipo de ERTE es el más adecuado en función de los datos económicos y el tipo de actividad del negocio. Por supuesto, será el encargado de aportar el informe que justifique la necesidad de dicho expediente para poder solicitarlo.

En Depericias podemos ayudarte a tomar las mejores decisiones para tu empresa en estos tiempos tan difíciles gracias a los informes de nuestros peritos economistas. Nuestro equipo cuenta con una gran experiencia profesional en la elaboración de informes para ERES y ERTES. Contacta con nosotros y te informaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *