In: Uncategorized0

cláusula suelo

A estas alturas poca gente desconoce lo que son las cláusulas suelo, pero vamos a definirlas para evitar errores. Se trata de una cláusula presente en el contrato de muchas hipotecas que garantiza al banco el cobro de unos intereses mínimos que el cliente deberá de pagar independientemente de cuánto baje el índice que se haya fijado como referencia.

Cuando los intereses estaban altos, el cliente debía de pagar según establecía el mercado, pero en el momento en que estos comenzaron a caer en picado, muchas personas se dieron cuenta de que, misteriosamente, sus letras de la hipoteca no bajaban tanto como deberían.

Ahí es cuando muchos clientes descubren que tienen firmada una cláusula suelo que impide que los intereses de su hipoteca desciendan por debajo de un mínimo que en algunos casos es realmente alto. Una cláusula que muchos desconocían y que algunos otros firmaron prácticamente obligados ya que era una condición exigida para que se le concediera el préstamo para su casa.

Hoy, la razón está de parte del cliente

Tras una larga lucha la justicia comenzó por dar la razón a los clientes que denunciaron que estas cláusulas eran en la mayor parte de los casos abusivas, ya que el cliente o bien desconocía totalmente que estaba firmando una cláusula suelo o desconocía lo que podía significar de cara al futuro.

En esta época el trabajo del perito económico no era tan solo el cálculo de lo que se había cobrado de más, sino que también debía de demostrar que el cliente no tenía los conocimientos necesarios para entender lo que había firmado.

En algunos casos se consideró también una cláusula abusiva porque incluso habiéndose informado al cliente, el mínimo fijado era demasiado elevado.

Hoy, las cláusulas suelo han sido consideradas nulas y la gran mayoría de los clientes tienen derecho no solo a que sean anuladas en su hipoteca, sino también a que se les devuelva todo lo que se les ha cobrado de más en los últimos años.

Para esto, el perito económico es de gran ayuda, ya que es el encargado de realizar un estudio de la hipoteca y realizar el cálculo de los intereses que se han cobrado realmente en los últimos años y de lo que se hubiera cobrado de no existir cláusula suelo.

Para conocer las cantidades exactas, el cálculo debe de realizarse letra por letra, un trabajo laborioso pero que es la única manera de tener un cálculo real y exacto de la cantidad que se tiene derecho a reclamar a la entidad bancaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *