In: Uncategorized0

hipotecas multidivisas

Las hipotecas multidivisas se encuentran a medio camino entre lo que sería un producto financiero relacionado con la compra-venta de divisas y una hipoteca inmobiliaria clásica. Es fácil ver que se trata de un producto con bastante complejidad y que no resulta sencillo de entender para una persona que no tiene conocimientos financieros.

Las hipotecas multidivisa aparecen en España en el año 2004 y tuvieron su época dorada en el año 2008. Estamos hablando de la época dorada de la burbuja inmobiliaria, cuándo más hipotecas se firmaban en España y cuándo los bancos ofrecían todo tipo de facilidades a quién quería comprar un piso.

El problema, es que muchas personas firmaron hipotecas multidivisas sin entender muy bien qué era lo que estaban firmando y sin tener conocimientos sobre cómo pueden variar el precio de una moneda y cómo pueden influir en el mismo los diferentes factores políticos y económicos.

¿Qué creían firmar cuándo firmaban una hipoteca multidivisa?

Muchos clientes firmaban este tipo de productos convencidos de que pagaban su hipoteca en alguna divisa de otros países, frecuentemente en yenes, porque era más barata que el euro y por tanto, le compensaba hacerlo así.

Evidentemente, pensaban que aunque podía haber pequeñas variaciones en el pago de sus recibos, estas fluctuaciones estarían siempre dentro de un margen bastante asumible y siempre favorable para ellos.

Se les vendió, por tanto, haciéndoles creer que no solo ahorraban dinero en ese momento, sino que seguirían ahorrándolo durante todo el pago de la hipoteca. En algunos casos se les dijo que en caso de que hubiera cambios significativos, siempre podrían pasarse a una hipoteca en Euros.

¿Qué firmaban exactamente cuándo firmaban una hipoteca multidivisa?

Al firmar una hipoteca multidivisa se contrae una deuda en una moneda extranjera, pero se paga en Euros. El tipo de cambio entre ambas divisas es el factor de riesgo, ya que puede sufrir oscilaciones bastante fuertes a tenor de cambios políticos y económicos que no suelen ser fáciles de predecir para quienes no tienen formación en el tema.

Debido a estos cambios en el valor de las divisas, puede ocurrir que en un momento determinado y tras llevar años pagando la hipoteca, el cliente deba menos dinero en la divisa extranjera pero, al cambio, deba más euros de los que debía cuando firmó la deuda.

¿Cuál es el trabajo del perito economista en estos casos?

El perito economista es el encargado de demostrar en su informe pericial que el cliente no tenía los conocimientos necesarios para entender el riesgo del producto que estaba firmando y que no se le advirtió sobre la complejidad de este tipo de hipotecas ni sobre los riesgos que realmente estaba corriendo. También realizaran un cálculo exacto del impacto económico del préstamo multidivisa importante en una futura demanda por estos asuntos.

Si esto queda demostrado, el cliente tiene una base para demandar al banco y exigir una modificación en las condiciones de su hipoteca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *